A situaciones desesperadas, medidas desesperadas

catedra_publicaciones.jpg

A situaciones desesperadas, medidas desesperadas

Álex Beltrán Sánchez

Redactor/Colaborador de la Cátedra de eSports de la UCAM


OPINIÓN

16 de noviembre de 2017 ▪ UCAM Murcia

Seguro que os debe de resultar familiar la expresión con la que he decidido titular esta nueva publicación en el espacio semanal que me brinda la Cátedra de eSports de la UCAM Murcia. Suele utilizarse para justificar una acción que sólo se realiza debido a una causa que requiere de un acto excepcional para intentar combatirla o contrarrestarla. Es una frase digna del clímax de algunas películas, cinco palabras que acostumbran a ser el preludio de una escena determinante en un film.

Los problemas con la modalidad de Clubes Pro persisten. Nada ha cambiado para los jugadores. Pese a todo, me consta que EA está trabajando en un arreglo, pero ya hace más de un mes y medio desde la salida del videojuego.

Se supone que todos los títulos pasan una cuidada fase de testeo y control de calidad para conseguir el estatus “gold”, es decir, que es apto para su distribución en los distintos mercados mundiales. Hace quince años, por poneros un ejemplo, los juegos de consolas como Playstation 2 o Gamecube se vendían sin posibilidad de trabajar en parches para corregir errores. Simplemente estos eran tan nimios que no influían ni en la experiencia de juego ni en la jugabilidad del mismo. Simplemente estos títulos se revisaban a conciencia y no salían a la venta hasta garantizar un estado de funcionamiento perfecto a todos los niveles.

Volvamos al juego que nos ocupa: Fifa 18. EA Sports lo lanzó el 26 de setiembre, hace poco menos de dos meses. Desde entonces, hasta seis parches que han velado por arreglar un UltimateTeam que incluso en nuestro país falla estrepitosamente al contar con unos servidores dignos de los tiempos de Windows 98. Pero, a nivel de cambios positivos, nuestra modalidad se asemeja a la típica bola de paja que aparece rodando por algún pueblo fantasma de cualquier película de cine western.

Después de todo este tiempo sin respuestas palpables dentro del juego, algunos jugadores de la comunidad han optado por la vía legal. Tanto los medios de comunicación de la comunidad, así como los propios denunciantes, han hecho públicas sus quejas en la agencia de consumo. Algunos ya lo han hecho, otros no tardarán demasiado. Mención merece la recogida de firmas que también se ha iniciado vía twitter mediante la plataforma change.org, que cada vez suma más firmantes y constituye otro modo para “hacerse oír” por parte de la comunidad. Iniciativas que van más allá de un simple enfado del que desahogarse en un foro o cambiando de videojuego durante un rato.

La compañía canadiense tiene, desde mi punto de vista, dos salidas para solucionar el entuerto en el que se ha visto envuelta. Tratar de dar una solución a mayor brevedad, huyendo del “prueba y error” al que está sometiendo a los jugadores de nuestra comunidad o, teniendo en cuenta la demora en conseguir lidiar con el ya famoso problema de los amistosos, justificar sus errores y ensayos diariamente o en breves lapsos de tiempo para que la comunidad, más allá de la entendible queja, pueda comprobar cómo EA realmente trabaja día a día en el error. De lo contrario, todos aquellos que consumimos sus productos veremos, si no lo está ya, nuestra confianza en su trabajo seriamente dañada.


  • Cátedra Internacional de eSports UCAM
  • Centro de Investigación y Formación UCAM eSports
  • Campus de los Jerónimos s/n. 30107 Guadalupe, Murcia. España. 
  • Tel: +34 968 278 566 - Ext: 768